...su obra

Shiro no espera a la poesía, Dani aborda al amor.

Y lo borda. Porque lo cose con dolor y sangre y melancolía y un arrullo incesante; el amor que proclama en este libro de supervivencias y lágrimas no lleva nada en los bolsillos excepto la vida y la muerte como un vaso colmado de anhelos, miedos, penas, esperas en la carne, ternura en los deseos que Dani esconde detrás de las plantas que posee en su balcón de bondad.

 

El poeta y el hombre, el niño ángel de la soledad, la mirada cristalina -e irónica siempre- de una honestidad palpable en cada verso:

¿Ves? Hay noches / en que te comería. / Si no fuese porque te vas.

 

Cuando leo o escucho en cercana voz los poemas de Shiro Dani suelo mudarme al séptimo cielo, tomo la copa de vino y sorbo y me quemo y recaudo la inocencia perdida, me hago tiento y aprendo del misterio en flor de la quemazón que provoca el amor a vista de ojo de aguja, sorbo de nuevo y pongo el contador a cero, me convierto en olor a besos y en un abrazo con sombrero, testigo sin vocación del repaso de las cicatrices y el descojono de los escalofríos; para el poeta amar es desconocer, es la reacción del todo inesperada, es un bombón relleno de amistad,

para Dani, amar es un desfile de necesidades y fidelidades, es latir y abandonar, es homenajear lo absurdo y humedecimientos de reojo cuando el corazón aprieta.

 

Cuando leo o escucho a mi hermano Shiro entro en cuarentena, me dan ganas de pañuelo para secar lagrimillas desahuciadas por la tristeza o por lo mordaz y divertido que resulta desclavar las espinas de dolor que saben a fiesta.

Es único, para mí es único, te mira y te desnuda y él hace lo propio y en ese preciso momento pone a buen recaudo el trato cerrado con la fraternidad.

 

Javier GM

  • LOVE IS DEAD

    Gota a gota

    Quedarse igual,
    como siempre,
    para siempre,
    Esperar lo esperado.
    No querer marcharse.
    Alegrarse por nada.
    Esperar mucho de poco.
    Quedarse ciego de
    tanto querer ver-te.
    Necesitar sólo un sueño.
    Sanar todos mis fracasos
    con un beso (tuyo).
    Quedar bendecido
    con tu mano
    una sola vez y ...
    contigo o sin ti:
    quedarse aquí
    poco a poco...
    o
    gota a gota,
    ir muriendo.


  • QUIZÁ EL AMOR

    ESTO

    Un
    poema
    bufanda.
    Tejido
    para
    abrigarme
    del
    frío
    invierno
    que
    me
    espera
    sin
    tu
    estar
    aquí.