...sus publicaciones

  • Golondrinas suicidas

    Todos los textos tienen como protagonista, de un modo directo o indirecto, a la Muerte. Los pájaros vuelan, unas veces huyendo y otras regresando. Nunca el cielo está desnudo. En algunos relatos el amor es una forma sublime de inmortalidad, en la mayoría la Muerte se presenta como un acontecimiento natural y traumático. Sabiendo que un camino que no concluye en la muerte es un camino sin salida, como ha dejado escrito el poeta Joan Margarit. En el prólogo Soledad Soler advierte que el autor nos invita a un “complejo mosaico que reproduce las historias de la vida en toda su enorme fragilidad, en su lucha contra la adversidad, en su aceptación de lo inevitable, en su esfuerzo por transformar el dolor en algo parecido a la esperanza…”.

  • La casa del silencio

    Los poemas de este libro fluctúan de manera deliberada entre la poesía social y la existencial. En realidad, su autor no concibe la una sin la otra; dan testimonio de esta imbricación los poemas de la desolación de “Ni puertas ni ventanas”, o los de la derrota que se agolpan en “El final de la utopía”, pero también los de la rabia en “La cólera de los dioses” o aquellos que rememoran la muerte en “Todo lo efímero es sempiterno” e incluso en los poemas que nacen de la imagen en “El puzzle de la imagen y la palabra”. Mientras el país y el sistema económico que lo sustenta ofrecía la más obscena de las podredumbres, la fragmentación y el dolor personal y familiar en la casa del poeta descubre sería suficiente con que volviera a la vida la hija.

  • Bombyx Mori

    Me llamo Laia. He vivido una existencia como las mariposas, corta pero intensa. Mis padres y mi hermana han reunido alguno de mis trabajos escolares, los relatos y poemas que escribí y, junto con otros testimonios de personas que me conocieron y de amigos que me quisieron han editado este libro que, además de mantener vivo mi recuerdo y rendirme un homenaje, es una reflexión sobre el dolor de una pérdida – la muerte de una hija adolescente- y la fragilidad de la vida. Gracias a ellos por escribirlo y a todos vosotros por leerlo. A ver si os gusta.

  • El cementerio que habitan los vivos

    Los versos de este extenso poemario ofrecen una calidoscópica visión donde se suceden los poemas cotidianos marcados por la crisis económica en “Resplandor en la ciudad quemada”, los versos ideológicos más combativos
    de “En territorio hostil”, los poemas amorosos aferrados a un erotismo agónico en “Náufragos en el paraíso”, los versos existenciales, solitarios y tristes de “El alquimista del silencio”, o la presencia de la muerte en “La sombra que nos acecha”. En el prólogo, Gabriel ya pone de manifiesto la indiscutible actualidad de estos versos que, sin embargo, parecen escritos en un viejo bar donde la nostalgia sobrevuela silenciosa

  • Rehén de la memoria

    Mi infancia no transcurrió en un patio de Sevilla, sino en un balcón con vistas a los descampados de un barrio obrero de la Barcelona de Porcioles. Todos los domingos había sesión doble maratoniana en el Cine Levante.
    De esta manera, entre el realismo que impone la infancia en el tardofranquismo y la fantasía que el cinematógrafo permite, nacen estos relatos que ofrecen un paisaje donde el pasado viaja al presente y viceversa.

Información extraída de: Editorial Círculo Rojo