Bio

FELIPE ZAPICO ALONSO 

 

Dos biografías, las dos tan ciertas como falsas. Felipe Zapico Alonso, mamífero de la camada de 1960. Mamífero y muy mamífero. Mamífero leonés si eso importa. Escribe desde pequeño (que lo fue) a escondidas. Por ahí se puede encontrar casi todo lo que escribe, lo que ve, lo que canta y lo que fotografía. Vive en la carretera, duerme en las redes sociales y tiene un blog, ya que no tiene hijos. 
Ha editado algunos discos, diversos libros, realizado un par de exposiciones, cantado en variados conciertos y recitado allá donde quieren escuchar. Si quieres saber más, es fácil, busca. Felipe Zapico Alonso. León (1960). 
En el instituto ganó un concurso de relatos dotado con 2.500 pesetas; por esas fechas publicó su primer poema en la revista Diente de León. Preocupado por los comentarios en el barrio, ocultó sus veleidades literarias durante un par de décadas, dedicándose entre tanto a ejercer de limpia cristales, jefe de sala de bingo, montador de plazas de toros portátiles, estanquero, camarero, mozo de espadas, manager de grupos musicales, gestor cultural, actor, fotógrafo, bloguero y profesor universitario. En 1983 formó Deicidas, a lo que dedicó su vida hasta el año 1993, con varios discos y múltiples actuaciones. En julio de 2008 se publica su libro de poesía Tragos en la colección Traviesas de Poesía. En diciembre de 2009 se edita Litro de versos, en Eolas. En el años 2010 participa en el libro de relatos Simpatía por el relato. 
Ha colaborado con El Casco y en Vinalia Trippers. En 2011 publica el poemario Balances Parciales, ilustrado por Javier Zabala y editado por Eolas. El último poemario editado es El ladrón de peras editado en 2013 por Origami. Ha recitado sus poemas en múltiples bares, librerías e incluso bibliotecas. Como desobediente compulsivo se encuentra en estado de indignación permanente. 
 
 

Contenido original
© Asociación Cultural PentaDrama